jueves, 26 de noviembre de 2015

Un sol de espejo


Andaba buscando un espejo redondo con forma de sol y los que veía estaban lejos de mi presupuesto.
Así que...¿por qué no hacerlo?
Para ello necesitas: evidentemente un espejo redondo que puedes encargar en una cristalería, palos de helado que se venden en tiendas de manualidades y grandes superficies, pintura dorada, una madera o cartón fuerte del mismo tamaño que el espejo y pegamento


 Empezamos pintando los palos de helado. Yo he elegido dos tonos, uno oro viejo y otro dorado brillante, pero dejaos llevar y pintadlo en oro y plata o de colores.

 En la base de madera o cartón dibujas un circulo a unos dos centímetro del borde. Te servirá de guía para pegar los palos



Teneis que pegar los palos como se ve en la imagen, unos más hacia afuera que otros y alternando los huecos, de forma que haga efecto de rayos de sol





Una vez secos y antes de pegar el espejo se coloca en el cartón o madera el soporte para colgar.
Este es el resultado. Bonito eh?